milenta nueva

Está viendo: 

DESTACADOS

Márketing de guerrilla feminista

Acabas de encontrar tu forma ideal de hacer márketing de guerrilla para múltiples causas del feminismo.
Revisa nuestro catálogo y adquiere tu camiseta a través de nuestra web. Envíanos tu petición y te mandaremos las que desees a 10 euros. NUEVOS MODELOS
 
 
Peticiones
 
Si quieres hacerte con tu camiseta, envíanos un correo a info_arroba_milenta.org  indicando el modelo (la letra mayúscula que aparece en cada apartado de camiseta: A, B, C,...), talla (S,M, L, XL), si es de chico o chica y número de unidades de cada modelo.
Deja también datos de contacto, correo electrónico y teléfono, y nos pondremos en contacto contigo para hacerte llegar tu pedido.
 
Maya, "calladita NO estoy más guapita". Modelo R
 
Maya en Milenta

Nacida para reina de la colmena, Maya se salta los límites de lo que se espera de ella. De aspecto un poco trans,  la Abeja Maya nos salio la mar de feminista, un insecto contestatario revelado contra su condicion y un destino preestablecido.

Desde su perspectiva de abeja sabe que hay hombres buenos y menos buenos, pero no está dispuesta a dejar que su destino dependa de que le den o no un buen zapatazo o la domestiquen a base de insecticidas. Como mujer empoderada se salta los límites, no asume la educación que quieren darle para convertirse en una buena chica y a no abusar del poder de su trasero, y no para de forzar los límites más allá de lo permitido, porque sabe que las chicas buenas van al cielo pero que las malas viajan más. Maya ya ha salido de  la colmena y está dispuesta a preguntarlo todo y a opinarlo todo. Porque a ella ya no se le puede decir "tu te callas, que callada estas más guapa".

 
"Oh, esto explica la diferencia entre nuestros sueldos".Modelo Z
 
Camiseta Diferencia

La desigualdad yla crisis nos son términos muy familiares.  El binomio sexo-género nos dice que por elmero hecho de tener unas "cositas" u otras anatómicamente hablando, se nos va aprohibir, permitir y fomentar un papel u otro en el mundo. Tu anatomía definemuchas cosas en tu vida que van más allá de lo corporal, y parece quenormalmente en ese paquete está la economía y las oportunidades laborales comoun apéndice más de tu cuerpo. Así que reflexionemos sobre lo que "explica ladiferencia nuestros sueldos" y sobre lo que debería explicarla, porque en esto,como en casi todo, lo que es y lo que debería ser no coinciden.

 
Betty Boop. "y de vieja... muy pelleja": Modelo Q
 
betty boop

Betty Boop se ha convertido en nuestra "lagarta" favorita. Famosa por mostrarse como la primera caricatura sexual, de vestido corto y liguero,  tenía pecho prominente y enseñaba el escote. Desde esta camiseta la perfecta embajadora de la eterna juventud (sigue teniendo 16 años desde los años 30), reivindica el envejecimiento de las mujeres con cascos ligeros, un punto pendón y mucha alegría de vivir. Reivindica que la sexualidad existe a cualquier edad y que hay que practicarla sin tapujos y con mucho disfrute. A medida que pasa el tiempo deben disminuir los tabúes y los prejuicios. En otras palabras, cuanto más vieja,... más pelleja.

 
Mexicanas. Modelo R
 
Mexicanas

La zona fronteriza de Méjico con estados Unidos se caracteriza por sus numerosas fábricas "maquiladoras", donde mano de obra barata femenina ensambla productos destinados a la exportación. Ellas permiten vivir a las familias, algo que perturba las tradiciones machistas y patriarcales. Sumergiéndose en el trabajo, las mujeres tratan de evadirse de la pobreza.

Ciudad Juárez tierra de trabajo y oportunidades y también de asesinatos de mujeres, en una ciudad en la que el crimen organizado ha desatado una encarnizada lucha entre bandas rivales, y entre éstas y la policía, con el resultado de que Ciudad Juárez se ha convertido en la ciudad más violenta de México, y una de las más violentas del mundo. Esta violencia contra las mujeres, en la mayoría de los casos, no es sancionada, y las víctimas por más que corran, no podrán huir ni resguardarse en un lugar seguro, porque el lugar más peligroso sigue siendo sus casas y ante la falta de acceso a las garantías y protecciones judiciales idóneas, la violencia termina en feminicidio. 

Las violencias de género, en todas sus expresiones, atentan contra el derecho a la libertad, a la igualdad, a la integridad, a la salud y a la vida de las mujeres. La imposición del modelo económico neoliberal pisotea  los derechos humanos  de las mujeres, aumentando la feminización de la pobreza y negándonos el derecho al desarrollo. En México la pobreza tiene rostro y cuerpo de mujer. A ellas queremos rendirles este pequeño homenaje, queremos mostrarles que dentro de cada una de nosotras están todas ellas.

 
Olivia "cariño, si quieres el desayuno en la cama duerme en la cocina". Mod. P
 
Olivia

Nadie mejor que nuestra Olivia Olivo para dar cara al principio básico de que no compra motos en el nombre del amor. Olivia es una mujer liberada que tiene un elástico concepto de la fidelidad y que cambia de novio sin el menor coste moral. Una maravilla. Triunfadora en los amores demuestra que la escualidez y el pecho plano ni suman ni descuentan. Así que entre "pop" y "yeye", nuestra Oliva particular explica muy claramente a todos los Popeyes y Brutos de su entorno que el mejor servicio de habitaciones es el autoservicio. Así que sin rencores ni acritud, "quererte no es tener que hacerte el bocadillo".

 
Yo no beso ranas, soy republicana. Mod M
 
Camiseta de la rana

En los cuentos tradicionales siempre hubo una estructura muy clara: los héroes emprendían sus búsquedas en pos de un objeto de deseo que podía ser una copa sagrada, una hermosa doncella, un reconocimiento al valor o una preciada posesión. En el camino pasaban por multitud de pruebas, a cada cual más retorcida: enanos sabios que les proponían adivinanzas, dragones con mala leche que escupían fuego, estatuas misteriosas que escondían un enigma... Los héroes, claro, siempre superaban todos los tests exitosamente con el sudor de su frente, que para eso eran los machotes de la historia. Al final del proceso, el ansiado premio: dinero, prestigio, reconocimiento, matrimonio, felicidad y perdices.

 

Mientras tanto, las protagonistas solían tener historias mucho menos emocionantes: o esperaban al final del arco iris por su héroe de pelo en pecho, o dormían cien años sin enterarse de quién ganaba las elecciones o la liga de fútbol o, aún peor, aguantaban malos tratos en castillos de condes malvados o se salvaban por los pelos del envenenamiento a manos de una pérfida madrastra, justo antes de que el atractivo caballero las rescatase. El único papel un poco activo que se dejó alguna vez a las princesitas de los cuentos fue (y hay que fastidiarse con lo pegajoso del asunto)... el de besar ranas. Dar un piquito a un batracio verde y asqueroso era la única forma que tenían hasta hace nada las "heroínas" de los cuentos de salvar ellas, por una vez, a sus aguerridos pretendientes. No se puede decir que haya que estudiar mucho ni que prepararse físicamente corriendo y levantando pesas cada día para completar esta hazaña (comparen ustedes con matar un dragonazo o con humillar a un rival a base de juegos de palabras).

 

A día de hoy, sin embargo, las niñas ya no quieren ser princesas, porque han descubierto que hay que dejar el trabajo, vestirse de negro-luto para amadrinar a la Guardia Civil y cerrar la boquita per secula seculorum. Conocida la mononucleosis y descubierta la Gripe A, además, a ver quién es la rica que se pone ahora a besuquear batracios. Ese cuento se ha acabado. Porque, aparte de las posibles enfermedades a contraer, muchas chicas actuales se niegan a dejarse encerrar en cuentos donde las familias reales viven del ídem a costa, entre otras cosas, de su trabajo de mileuristas. Las listas de nuestros tiempos no caen ya en la trampa de los yates y los viajes oficiales, porque saben que tras las coronas se esconden el silencio, la sumisión y la desigualdad entre hombres y mujeres. Las que tienen memoria o la buscan entre los pliegues de las faldas de sus abuelas recuerdan que en este país fue la Segunda República la que dio a las mujeres el derecho al voto, sin el cual no existirían como ciudadanas. Y aprenden que aquel sistema, hoy maldito por algunos, desterró el analfabetismo de muchos pueblos, educando a antepasadas suyas que, hasta entonces, no eran sino meras mulas de carga de sus padres primero y de sus maridos después. Así que en este siglo XXI, las nietas de un sistema más justo que el actual y las que crecimos con historias de dragones y doncellas y nos hemos hartado de no ser protagonistas, decimos con nuestras camisetas guerrilleras: ¡¡¡ya basta de cuentos!!! No besaremos ni una rana más.

 
Pitufina "cambio príncipe azul por vibrador en buen estado". Mod L
 
Los héroes que rescatan están de capa caída. Sobre todo para aquellas que ya hemos decidido dejar de perseguir binomios imposibles en materia masculina: seductores fieles, divertidos pero serios, románticos pero prácticos, duros pero blandos, misteriosos pero confiables,... En definitiva, que el príncipe azul o destiñe o ya no hace gracia, y nuestra felicidad o infelicidad no depende de otros. No necesitamos esperar a que nos rescaten, a cambio de ser súmisas y complacientes.
Desde aquí queremos destinar nuestros esfuerzos al abandono de la complacencia ajena y estimular la propia, porque soñar está bien, pero ser prácticas más.
 
La vaca de Osborne: "algo está cambiando". Mod K
 
Son muchas reescrituras del símbolo por antonomasia de la hombría de la tradición moderna de nuestro país. el toro de osborne marcó en varias generaciones un eslogan que todavía hoy retumba en los oidos "es cosa de hombres". Y es que brandys y colonias han presentado la imagen de la mujer, publicitariamente hablando, como un ser inferior, dependiente y de probable retraso mental.  
Hoy, como avance de una nueva era, en un alarde de transgenerismo, el toro se hace vaca y se hace objetora de conciencia, insumisa e los elementos símbólicos de la hombría nacional, reclama su presencia, y viste de lacitos y ubres el simbolismo del macho ibérico por excelencia, dando el relevo a una imagen de país un tanto trasnochado. La vaca de Osborne pone en entredicho los cimientos del machismo cañí y señala que "algo está cambiando".

 
Esta ye la pinta d"una feminista. Mod B
 

ALGUNAS AFIRMACIONES ACERCA DE LAS FEMINISTAS
O LA FALTA DE CLARIDAD DE IDEAS


"Las feministas estan sexualmente insatisfechas": pues ni más ni menos que el resto, oiga, que algunas nos arreglamos divinamente y no nos metemos en estos follones solo porque no podamos "pescar un hombre de verdad".

"Las feministes son unas Come-homes": ¿En qué quedamos?

"Las feministes son feas": sí, y todo el cuerpo de la Guardia Civil tiene bigote... sin comentarios

"Todas las lesbianas son feministas y todas las feministas son lesbianas": Pues mire usted ni si, ni no, ni todo lo contrario. Una cosa es la orientación sexual y otra muy diferente es la orientación de pensamiento, no vamos a mezclar "churras con merinas".

"Les feministes tienen bigote": ¿Cómo la Guardia Civil?

"¿Yo feminista? No, no, femenina": ser feminista significa reconocerse capaz, importante y digna de ser respetada, ser femenina generalmente viene de serie cuando tienes ovarios, es más, juntas son altamente recomendables.

"Las feministas se inventan palabras y se empeñan en ponerle una "A" a todo": El lenguaje sexista hace invisibles a las mujeres y las asocia a valores negativos. Si las mujeres ocupan espacios que antes no ocupaban (y bien que nos costó) tendrán que nombrarse ¿o vamos a siguir pensando que la doctora es la esposa del doctor? ¿Acaso el enfermero es el marido de la enfermera? Evolucionamos o morimos... de aburrimiento.


"Todas las feministas son mujeres": desgraciadamente la mayoría si, pero por fortuna el número de hombres feministas está aumentando, con voz propia, y esto es así, le pese a quien le pese.

"No al feminismo, que es lo contrario del machismo": El machismo, considera al varón como medida de todas las cosas y trata a las mujeres como personas débiles e improductivas, necesitadas de la protección, dirección y cuidado que sólo pueden darle los hombres. Los feminismos critican la desigualdad social entre mujeres y hombres, y proclaman la promoción de los derechos de les mujeres. ¡Contrarios, contrarios! Qué, aprendemos de una vez, o vamos a seguir repitiendo curso...


Decididamente a nosotras sigue sin paecernos un insulto que nos
llamen feministas porque...

¡EXISTEN MILENTA RAZONES PARA APOYAR LOS MOVIMIENTOS DE JUSTA LIBERACIÓN DE LAS MUJERES!

 
Barbie, estás acabada. Mod C (también en rosa y morado)
 
¿Sabías que...?

-Cada minuto se venden 120 muñecas Barbie en algún lugar del mundo.
Dicen las estadísticas que en EE.UU. una niña "normal" ha tenido entre los 3 y los 12 años unas 9 Barbies. Esa niña "normal" será, con casi completa seguridad, de raza blanca, de clase media o alta y de origen anglosajón. La Barbie negra fue presentada por Mattel en 1967 y cosechó un estruendoso fracaso. Algo en ella no conectaba con las niñas que no eran de tez pálida y ojos claros.

-La web de Barbie, un portal "para niñas", ofrece enlaces tan educativos como "de compras con Barbie", "decora con barbie.es" o "maquillaje superestrella".
En la sección "para padres" (donde las madres no aparecen) se explica que la filosofía de la página es "motivar y fascinar a las niñas". Esa debe ser la razón de tanto rosa y tantas estrellitas multicolores.

-Si la muñeca Barbie fuera una mujer de carne y hueso mediría 1.70 metros de estatura, pesaría 41 Kg., tendría 99 cm. de busto, 55 de cintura y 83 de cadera.
Con estas proporciones, sería muy probable que se cayera de bruces al intentar andar o que muriera de anorexia en unos pocos meses. Ninguna mujer que no haya pasado por una mesa de cirugía plástica y/o por una dieta salvaje y destructiva puede tener el aspecto de Barbie.

Por estas razones y por muchas otras, decimos: basta ya de perpetuar modelos imposibles, de martirizar a las niñas y las mujeres con imágenes absurdas, de vender productos cosméticos y operaciones estéticas con objetivos mercantilistas y de manipulación. Desde la cordura, desde la salud y desde el feminismo, aquí va nuestro grito de guerra para este siglo XXI:

 
 
Machismo. Modelo H
 
Machismo: conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a justificar y promover el mantenimiento de actitudes discriminatorias contra las mujeres y contra hombres cuyo comportamiento no es adecuadamente "masculino" a los ojos de la persona machista.
Tradicionalmente el machismo ha estado asociado a la jerarquización y subordinación de los roles familiares en favor de la mayor comodidad y bienestar de los hombres. En ese sentido, se considera que es machista asignar el trabajo más reconocido o menos fatigoso para los hombres sin un criterio ecuanime ni justificado. También es parte del machismo el uso de cualquier tipo de violencia contra las mujeres con el fin de mantener un control emocional o jerárquico sobre ellas. De hecho, el machismo es considerado como una forma de coacción no necesariamente física, sino psicológica, siendo esta forma de expresión protectora una discriminación, ya que se ven subestimadas las capacidades de las mujeres alegando una mayor debilidad. El machismo, asimismo, castiga cualquier comportamiento femenino en los varones, lo que es la base de la homofobia.

¿Te quedan dudas sobre lo justo que es llevar una camiseta como ésta?
 
silicona non Mod. D
 
Porque la naturaleza es sabia y hace los regalos justos a cada cuerpo sano.

Porque a lo largo de sus vidas, las mujeres ya cargan con suficientes pesos a las espaldas.

Porque el 90-60-90 es un capricho patriarcal que mañana podría cambiar.

Porque la cirugía estética es un negocio que mueve millones de euros y que aumenta un 10% cada año a costa de la salud física y mental de las ciudadanas del Primer Mundo.

Porque las operaciones no están al alcance de todos los bolsillos ni siquiera cuando tienen objetivos de reconstrucción por enfermedad o accidente.

Porque ciertos tipos de prótesis mamarias se pudren dentro del cuerpo de sus portadoras, y éstas han de pagar más por retirárselas que por su implantación.

Porque "la mujer neumática" es un modelo creado por patriarcas para su propia satisfacción, y nada tiene que ver con la realidad o los deseos de la mayoría de las mujeres.

Porque después de las prótesis en los pechos vienen el botox en la cara, los estiramientos de piel, las caderas y los pómulos limados, el alargamiento de piernas mediante cajas y clavos de hierro, la reconstrucción del himen y las operaciones para rejuvenecer la vagina.

Porque los pechos de una mujer no son su centro de gravedad
y
porque a algunas nos gusta que nos miren frente a frente y a los ojos para hablar y vivir en igualdad...
 
palestinas. Mod E
 
Surgir, crecer, sobrevivir donde nadie te quiere, donde los poderos dueños de crueldad e intolerancia hacen todo lo posible por tacharte, enterrandote bajo barras de hormigón y alambres de espino.
Como las hierbas, pequeñas, frágiles, pero con la determinación de quien sabe que va a crecer, que va a sobrevivir, a volver a intentarlo una y otra vez, por difícil que se ponga; así es nuestra Palestina, así son nuestras palestinas.

Las mujeres palestinas, que viven y han vivido durante la mayor parte de su vida, bajo la ocupación ilegal israelí, se ven obligadas a afrontar un triple desafío:
Como mujeres que viven bajo una ocupación que les controla todos los aspectos de su vida, sufren una situación de constante asedio y control, frecuentes ataques aéreos y bombardeos, destrucción a gran escala de viviendas, tierras e infraestructuras, e imposición de bloqueos militares y toques de queda prolongados que les obliga a permanecer recluidas en sus casas.
Como mujeres que viven en una sociedad regida por costumbres patriarcales, sufren la ira y frustración de sus familiares varones, que se sienten humillados por no poder ejercer su papel tradicional de sostén económico. Una de las consecuencias de esta crisis en la capacidad de los hombres para mantener a sus familias, es el aumento de los conflictos y la violencia dentro de las familias.
Como mujeres integrantes de una sociedad sometida a leyes discriminatorias, sufren una situación legal que no solo no les ofrece suficiente protección frente a los abusos en el ámbito familiar, sino que a su vez es discriminatoria y propicia los abusos contra los derechos de las mujeres.

Desde el Colectivu Milenta, apoyamos y acompañamos a Las organizaciones de mujeres palestinas, en la lucha por la construcción de una sociedad palestina democrática, que condene cualquier tipo de discriminación, y capaz de mejorar la situación de la mujer, asegurando la igualdad de hombres y mujeres en todos los sectores de la sociedad.
 
afganas Mod. F
 
Las mujeres en Afganistán han vivido durante más de dos décadas una situación de guerra, represión, inseguridad, amenaza y violación de todos sus derechos. Todas las facciones fundamentalistas del país utilizaron sistemáticamente la situación de la mujer como un instrumento político de lucha para asegurarse y mantener el poder, siendo especialmente castigadas en época de los talibán. La mayoría de las facciones armadas impusieron restricciones a las mujeres en nombre de la religión y la cultura como medio para consolidar su propia posición y legitimidad. Simultáneamente los actos de violencia directa contra las mujeres -maltrato físico en público, violaciones, agresiones sexuales, lapidaciones- también se utilizó como instrumento de intimidación, humillación y coacción contra las mujeres y la población en general. La represión de las mujeres simbolizaba su vulnerabilidad, pero también la impotencia de sus familiares varones a la hora de protegerlas.

A todo esto hay que añadir que en Afganistán continúan existiendo los matrimonios forzados, la violencia doméstica, y el secuestro de niñas. En las zonas rurales también se dan casos de familias que venden las hijas para poder sobrevivir.

En un conflicto pasado de moda para la opinión pública, y en apoyo a unas mujeres cuya situación no mejora sensiblemente trasladamos su firme y justa petición, a través de esta campaña, que no las olvidemos.

 
Mujeres bosnias. Modelo G
 
A través de la campaña Mujeres Bosnias pretendemos desvelar las heridas ocultas de un país roto que todavía necesita mucha ayuda. En segundo lugar, concienciar sobre la situación específica de las mujeres en Bosnia-Herzegovina, donde el mandato de género continúa condicionando la vida de demasiadas ciudadanas. Por último, enviar un mensaje de agradecimiento y de homenaje a todas las luchadoras que nos recibieron y compartieron con nosotras sus preocupaciones, sus miedos, sus triunfos y sus esperanzas.
 
Pipi ya no aguanta monos. Mod. J
 
Durante siglos, las criaturas de todo el mundo han escuchado y leído cuentos infantiles en los que los protagonistas eran siempre chicos valientes e inteligentes, caballeros con honra inmaculada o príncipes encantados y encantadores; y en los que las mujeres y las niñas no tenían más papel que el de sujeto paciente (esa Bella Durmiente esperando el beso milagroso) o el de elemento negativo representando al mal (madrastras y brujas por doquier). En el siglo XXI, gracias a las reescrituras cargadas de ironía de autoras como Angela Carter o Margaret Atwood, y por mor de la publicación de algunas historias alternativas donde las cosas empiezan a cambiar muy poco a poco, parece que la igualdad se va abriendo camino hacia las mentes infantiles por medio de los cuentos.

Las heroínas de hoy día tienen algunos antecedentes convenientemente olvidados por la educación androcéntrica, y una de ellas es la figura elegida para esta campaña de marketing de guerrilla feminista: PIPPI LÅNGSTRUMP, o "Pippi Calzaslargas", como la llamábamos miles de niñas españolas hace ya unas décadas. Pippi es una creación de papel de la escritora sueca Astrid Lindgren, que se inventó sus primeras aventuras para transmitirle amor y buenas vibraciones a su hija enferma. El éxito que la pecosa tuvo entre las amistades de la niña animó a Lindgren a publicar sus historias, que con el tiempo fueron llevadas a la pequeña pantalla, convirtiéndose en una serie con muy buena acogida en diferentes países.

Para las niñas y las mujeres de la actualidad, Pippi es sin duda un modelo a seguir: huérfana de madre e hija de un pirata que nunca estaba en casa, la pelirroja de las medias de colores vivía sola con su caballo Pequeño Tío y un repipi mono tití llamado Señor Nilson. Con ellos y con sus inseparables Tommy y Annika, Pippi hacía básicamente... lo que le venía en gana. Inteligente, despierta, divertida, atrevida y con una fuerza sobrehumana, Pippi podía llevar a cabo cosas que las modosas Annikas del mundo no se atrevían ni a soñar. Gracias a ella, las lectoras de la segunda mitad del siglo XX y las espectadoras españolas de los años setenta vieron que era posible que una chica rescatara a un hombre barbudo, que una mujer joven fuera independiente y autosuficiente sin dar explicaciones a nadie, e incluso que los crepes se cocinaran en el suelo poniéndolo todo perdido sin que ninguna madre castradora tradicional apareciera regañando.

Por eso y porque Pippi era una niña de físico rotundo y sin complejos; una joven audaz y valerosa que se enfrentaba a peligros como cualquier caballero medieval; una buena amiga de sus amigas que no había aprendido que las mujeres debemos competir por un marido; una reina del reciclaje en el vestir y del respeto a los animales y al entorno; una princesa del buen humor y de la libertad, queremos rescatarla del baúl de los recuerdos. Seguramente, si Pippi levantara la cabeza en este 2008 ya no tendría mascotas porque viajaría mucho, se haría okupa por derecho y por placer, pasaría de los rubitos Tommy y Annika para buscarse una novia menos sosa y se haría un tatuaje en la nalga que dijera: "Pippi vive... y  ya no aguanta monos".
 
Les 8 del 8. Mujeres de la calle  Mod. A
 
¿Quién dijo que ser una mujer de la calle es malo?
En cada ciudad española se pone de manifiesto que la paridad de sexos no ha llegado todavía a las calles, que las mujeres ilustres a las que se rinde homenaje requieren del o la paseante un amplio conocimiento histórico para reconocerlas, puesto que la mayor parte de los personajes inmortalizados no vieron nacer el siglo XX.

Los callejeros de las ciudades dicen mucho de quienes en ellas viven y de quienes las gobiernan.

Esta claro que los déficits de nombres femeninos en los callejeros de todas las ciudades son un hecho que no se puede discutir, y que día a día continúa dándose, ya que en cada pleno municipal, espacio de decisión al respecto, siempre aparecen varones con cosas de importancia por las que dedicarles nuevas avenidas, plazas y demás espacios de paso.

Nada como el 8 de marzo para recordad nuestras reivindicaciones inconclusas, nuestras aun múltiples visibilizaciones y reconocimientos. El ocho es un número que se puede aplicar a nuestra reconociada y particular "onomástica" feminista, y puede también ser el que concrete lo que lograr cada año: 8 calles más para 8 mujeres ilustres en nuestras ciudades. Porque sobran mujeres que se las merezcan.

Sabemos donde pedirlo, y sabemos que "uniforme" llevar para hacerlo
 

volver

  • Compartir
    • digg (en nueva ventana)
    • del.icio.us (en nueva ventana)
    • meneame (en nueva ventana)
    • fresqui (en nueva ventana)
    • technorati (en nueva ventana)
    • facebook (en nueva ventana)
    • twitter (en nueva ventana)
    • linkedin (en nueva ventana)
    • google bookmarks (en nueva ventana)
    • my yahoo (en nueva ventana)
    • my space (en nueva ventana)